Cómo ejercitarse con VIH o SIDA - Motiva Tu Cuerpo

Hoy se celebra el Día mundial de la lucha contra el SIDA. Y aunque el simple hecho de pensar en el virus (ya sea VIH o SIDA) pueda dar miedo, en MOTIVA creemos que la vida sigue y que es muy importante seguirte cuidando y ejercitando. Seguramente tendrás muchas cosas en las que pensar o simplemente, te gustaría tener un momento justo para dejar de pensarlas; pues este momento del día es el mejor para cualquiera de tus opciones, cuando haces ejercicio. Aquí te decimos cómo empezar tu vida fitness en estos casos.

¿Cómo empezar?

Puedes empezar con ejercicios aeróbicos. Recuerda que siempre debes escuchar a tu cuerpo e irle exigiendo como el mismo te lo vaya permitiendo, no más. Puedes empezar con caminatas y empezar a trotar cuando te sientas listo(a). Ir a una clase de aerobics, etc.

¿Quieres seguir con pesas?

Ya que tengas un poco más de condición física, puedes empezar con levantamientos de peso. Considera bien qué vas a cargar. Es importante que empieces con algo con lo que sepas que podrás hacer al menos 10 repeticiones por serie. No te desanimes si parece algo muy pequeño, con el tiempo y la disciplina, tus capacidades irán aumentando. El punto es que al día, puedas hacer de 2 a 3 series de 10 repeticiones con cada brazo y/o pierna.

¿Quieres trabajar tu abdomen?

¡Claro que puedes! Hay un tipo de abdominales que se llaman “medias”. Aquí no tienes que subir por completo en cada repetición. Te explicamos: ya que estés en posición para una abdominal normal, pon las manos en la nuca y levántate hasta que sientas la presión en tu abdomen, entonces baja. Igual empieza con 10 repeticiones por serie y haz de 2 a 3 series según te sientas.

¿Quieres trabajar tus muslos y piernas?

Llegó el momento de las sentadillas. En este caso, puedes apoyarte con una pared o superficie plana vertical en la que puedas recargar tu espalda como se ve en la imagen. Es importante para evitar un poco la fatiga, tengas muy presente la respiración. El estar apoyado(a) en la pared te dará la oportunidad de usarla para descanso mientras sigues ejercitándote.

Como ves, las cosas sí se pueden hacer. Sólo es cosa de cuidarte e irte dando el tiempo que necesites. No olvides que es importante asesorarte primero con tu médico para ver que no haya ningún problema para hacer ejercicio. No olvides compartirnos tu experiencia.

Fuente: Family doctor

About the Author

Related Posts

Primero es importante entender, que para marcar nuestros abs; necesitamos tener un porcentaje de...

Cuando estás haciendo alguna dieta específica, es normal tener antojos; sin embargo, no debes pasar...

Sabemos que nada es mágico, y que si bien algunos cuerpos tienen metabolismos más acelerados y...

Leave a Reply